«

»

Fibra de carbono 5: Molde.

Hoy en día la manera más utilizada de fabricar una pieza o cuadro de bicicleta totalmente de carbono es mediante un molde. La forma más barata de hacerlo es utilizando la misma resina epoxi. En primer lugar se hace la pieza de cualquier material, madera, resina, acero, aluminio, etc. etc. y esta pieza ya con la forma definitiva que queramos obtener y con un perfecto acabado se sumerge hasta la mitad para tener lo que será una de las caras del molde. Repetimos la operación con la otra cara y reforzamos el molde con una estructura de acero que nos permita utilizarlo muchas veces. Una vez sellado y finalizado el molde se procede a llenarlo con aire a presión para que las telas de carbono se “amolden” contra las paredes y una vez conseguida una determinada presión interior en el molde sin fugas se coloca todo en el autoclave,  que no es nada más que un horno, a la temperatura y durante el tiempo adecuado. Se utiliza una cámara de material plástico o cualquier otro material que cumpla su función como látex o goma, para conseguir un sellado perfecto, sin fugas.

Molde de una caja de pedalier y los tubos horizontal y oblicuo,

Tal y como lo he escrito antes parece muy fácil, pero hacerlo y conseguir que funcione correctamente  es de lo más complicado y difícil.

Las grandes fábricas, que pueden invertir grandes cantidades de dinero, utilizan moldes de acero que tienen un precio muy elevado.

Cuanta más presión podamos aplicar en el interior del molde mejor queda la pieza en cuanto a rigidez, flexibilidad y acabado.

La fabricación de un cuadro de bicicleta con un solo molde, sin tener que pegar posteriormente ninguna de sus partes, es extremadamente complicado y difícil. Muy pocos fabricantes lo han logrado. Es sin embargo la manera que dará el mejor resultado final. Hoy día, la mayoría de fabricantes hacen el triángulo principal y posteriormente los tirantes y bases traseras, juntas o por separado, uniendo después el conjunto.

A estas horquillas semiacabadas, les falta el tubo de dirección. En otro proceso de producción será pegado.

La fibra de carbono sin interrupciones o cortes en sus filamentos ofrece el mejor resultado de flexibilidad y peso. Al pegar dos piezas de fibra de carbono la unión de ellas debe tener el doble de telas que las que en principio necesita ese punto perdiendo flexibilidad y ganando peso, por este motivo la mejor técnica es la de un solo molde, sin tener que juntar posteriormente piezas.

Miguel Blando.

 

Sobre el Autor

-Ciclos Blando-