«

»

Fibra de carbono 8: Preacabado y comprobaciones.

Una vez la pieza ha sido desmoldeada se procede a comprobar toda su superficie para pulir o rellenar irregularidades del molde. Una pequeña burbuja de aire en el molde, provoca un pequeño hueco en la pieza, el cual debe rellenarse adecuadamente y posteriormente pulirse. Lo mismo pasa con la eventual fuga de resina por algún defecto o apertura del molde, como por ejemplo en el cierre,  debe limarse y pulirse para que la pieza presente el preacabado adecuado prévio al acabado final, toda su superficie debe ser regular y en el grado óptimo de rugosidad para que el producto final de acabado se adhiera adecuadamente.

En el caso de que la pieza esté construida mediante la unión de varias piezas, deberán ensamblarse todas ellas para continuar con el proceso, debiendo en este punto colocar los insertos metálicos necesarios para realizar los trabajos que la fibra de carbono no puede hacer, roscas, casquillos de asiento, y algún que otro refuerzo.

Como dijimos en una entrada anterior, el mejor resultado es conseguir que en un solo moldeado tengamos la pieza ya acabada, sin tener que unir ningúna parte.

La técnica de una sola pieza, sobre todo para un cuadro de bicicleta es muy difícil, compleja y requiere mano de obra muy especializada lo que hace que la dominen muy pocos fabricantes. En el punto concreto de los insertos metálicos antes citados, deben colocarse en el molde a la vez que las telas y deben quedar exactamente en la posición adecuada para cumplir exactamente con su función, un punto más que complica el proceso de hacer toda la pieza en un único moldeado.

Sea uniendo varias piezas o con un solo moldeado, una vez que el producto sea polimerizado hasta el nivel óptimo para su manipulación se procede a comprobar si las medidas son las adecuadas en todas sus cotas.

En el caso de los cuadros de bicicleta, donde la correcta alineación es primordial para la estabilidad y conducción, hay fabricantes que disponen de bancadas alineadoras en las que previo calentamiento del cuadro o pieza, dejan que se enfríe en la bancada lo cual garantiza su perfecta alineación. Otros fabricantes incluyen en el molde dicha bancada para conseguir que el cuadro o pieza salga ya perfecto.  Como podéis imaginar, un molde con estas características es casi inviable en cuanto a precio, pues debe ser perfecto en todos sus aspectos.

Miguel Blando.

Sobre el Autor

-Ciclos Blando-