«

»

Sábado, 8 de octubre, grupo B

Continuamos con la buena participación, aunque no de record, unas 18 unidades, pese al viento y la amenaza de llúvia. Continuamos también con la mala ratxa de los malditos pinchazos. Nada más salir, justo antes de la primera batalla, Sa Comuna de Portol, un nuevo y gran Alemán, grande por su tamaño, pincha. El grupo se rompe en 3 trozos y todos esperamos arriba como buenos hermanos, con el corazón en la mano, pero con “Sa dastral amb s´altre” como diría el fallecido Frontera. Un servidor, siempre al servidio de los PalanKas, marca un fuerte rítmo en el tramo de Portol a Sa Cabaneta que rompe de nuevo el grupo. Es una costumbre, pues cuando aún circulaba con los del grupo A, nunca conseguia aguantar el repecho final de Sa Cabaneta y después me tocaba perseguir. Esta vez solo perseguía dejar a alguien, por que no hablar claro. Nuevos pinchazos,  dos de Juan Antonio Crespí, uno de los dos ilustres que nos acompañaba, el otro Juan Carlos Tomás, el “Pájaro”, roto de nuevo el grupo quedando solo unas pocas unidades en Sancelles que optaron por seguir. Fuerte rítmo marcado por Lorenzo y contestado posteriormente por Pep Joan, del grupo A, circulando a más de 30 con un fuerte viento lateral que llenaba la carretera con nuestro abanico. Optamos por esperar en Inca, pues debíamos transitar por un nuevo tramo que poca gente conocía. Se continua con un rítmo aún mayor en dirección a Buger, punto de emboscada, que aunque se veia de lejos allá arriba, nadie intuía que el plato sobraría, toma pareado. Pues sí, ¿como no aprovechar una oportunidad como esta?, siempre al servicio de los PalanKas, con el desarrollo adecuado, !al atake!. Nueva rotura de grupo que aunque bastantes aguantaron el fuerte repecho del principio, aún quedaba otro hasta llegar a la plaza del pueblo, provocando que unas pocas unidades encabezadas por el Pakaro, continuamos hacia Campanet,  puerto puntuáble para los PalanKas del grupo B. Todas las unidades de este grupeto estaban tocadas, a nadie le hacia gracia atacar de nuevo, quieto parado pensaban todos. No fue otro que Pepe Caledonian (Ferrari) que con su casta soltó un ataque, nada más coger el grupo. Fallo  del equipo Ferrari, no le habían puesto suficiente gasolina, pues explotó unos metros más arriba.

Buena merienda, como siempre en Campanet y nuevo pinchazo, el cuarto del día, esta vez al salir del bar de Biel (Ferrari). Más paciencia del grupo y continuamos hacia Buger de nuevo. Nuevo ataKe de mi menda, cargado hasta los topes de gasolina, vease Birra,  continuado como no, por Pepe Caledonian y remachado por Cancelada, uno de los primos Martí, al que tuvimos que parar, para no quedarnos de su rueda. Intentamos escapar, pues habíamos abierto algo de espacio, pero duró poco, nos coge el grupo y se me acaba la gasolina. Colgado como un gancho, tirando de Kers, de DRS y de lo poco que me quedaba, castigado por el fortísimo ritmo de la cabeza, sufrimiento total hasta después de Inca. Ligero respiro aunque continuando con un fortísimo ritmo imprimido por el Pakaro que provocaba perdidas de unidades en la parte trasera del grupo. Nuevo capítulo de sufrimiento, cuando se corta el grupo y Juan Antonio con una paciencia de santo, pues vigilaba que no me quedase, consiguió superar la velocidad del grupo y enlazar. En los pocos momentos que vi el cuenta kilómetros pude ver un 52, no creo  que fueran las pulsaciones. Un nuevo respiro y continuamos hacia Palma con ritmo in crescendo hasta llegar a la rotonda de Portol donde se vuelve a cortar de nuevo el grupo debiendo apretar aún más al cuenta kilómetros hasta superar los 60 y poder coger de nuevo.

Total 30.2 km/h. en la ida y 41.3 km/h en la vuelta. Vaaale, con un fortísimo viento ayudando, pero los 30.2 de la ida tienen mucho merito.

Au i do, el sábado más.

Miquel Blando.

 

Sobre el Autor

-Ciclos Blando-