«

»

Sábado, 17 de marzo de 2.012. Grupo B

Arenal, Bahía Azul, Sa Torre, Cas Busso y Ses Salines, pasando por dos cruces, esta era la ruta correcta. Comienzo así por la polémica surgida en la merienda sobre si había que pasar por Cabo Blanco o por Sa Torre. Deberíamos mirar la ruta todos antes de salir y así saber cual es la ruta prevista.

Con el cambio de ruta provocado por los Oliver´s Boys, nos perdimos una persecución que hubiera sido de lo más divertida. Nuestro querido Pákaro, que contactó con nosotros en la subidilla del Delta, se descolgó e incluso fue en busca de los cadáveres que se arrastraban por detrás para iniciar una persecución que repito, hubiera sido divertidísima. Una vez arriba y comenzada la caza, comenzó la polémica. Los de delante, no pararon, y por detrás hubo dudas y unos siguieron intentando contactar con el grupo principal, otros dudaron, y otros simplemente siguieron la ruta establecida. Rogelio y su inseparable Melenas, valientes ellos, emprendieron una persecución en solitario tras el grupo, valientes como nadie, pero la batalla estaba más que perdida, solo dos, contra demasiados. El resto nos reagrupamos una vez rectificado el error hacia Sa Torre. A la rueda del Pákaro, Miguel Roca, Llorenç, AgusTin-Tin y yo mismo, otra vez el último mono en la subida.

Apuesto que el Pákaro hubiera, con una pequeña ayuda, cogido al grupo delantero. En fin, otra vez será. De todas formas no se había enterado que el grupo había seguido recto y persiguió a velocidad considerable hasta Cas Busso donde nos reprendió por haber perseguido a “nadie”. En ese tramo la velocidad fue constante entre 38-40 y en ocasiones más de 45. El promedio en Ses Salinas de este pequeño grupo con bajada de ritmo desde Cas Busso fue superior a 32.

¿Qué pasó con el grupo delantero? Por lo que me han contado, el grupo subió compacto y con miedo generalizado, pues no hubo ningún AtaKe hasta que el diesel incombustible de Llorenç, valiente también, decidió endurecer la subida. Continuó compacto el grupo subiendo a velocidad considerable hasta el tramo final donde AtaKó Pedro Santandreu y creo que remachó Oliver’s Son, juvenil prometedor con buena madera que se lo debió pasar de lo mejor jugando con semejante ganado y sacando de sus casillas a más de uno incluido Su padre.

Sincronización perfecta en Santany donde llegaron con diferencias de minutos los tres grupos. Grupo A, y los dos grupitos del B.

Al coincidir de golpe más de 3 grupos de PalanKas, nos metieron en un antro discotequero con muy poca luz y tardaron bastante en servirnos, lo que dio pié a alargar la típica y también atractiva tertulia PalanKera.

Paciencia infinita del grupo A, que esperó la larga merienda cervecera del B y nuestra parsimonia a la hora de pagar y subirse en la bici.

Jimmy y Roig, casi desde el principio marcaron un ritmo machacón, pestoso, incómodo y rápido que permitió que los elementos del A estuvieran conformes y aunque algunos del B lo pasaron mal, aguantaron casi todos hasta el final. Viento lateral que hacía que los de la parte “sucia” de la pista respiraran mejor que los de la parte “limpia”. Agradecer en ese tramo a Pedro San-Tandreu su amabilidad en colocarse cara al viento para protegerme a mí y a otros B del pestoso viento.

Viendo que el grupo transitaba compacto, Rafa, como no, AtaKó, consiguiendo un centenar de metros sobre el grupo que mantuvo un buen rato, pero las susodichas mákinas, no permitieron que se alejara demasiado, dejándolo, como decimos en el grupo B, “a sa torradora”. Solo José Luís saltó, intentando alcanzar durante un largo rato a Rafa. En esos momentos la velocidad del grupo creció en los momentos que los esKapados se alejaban, volviendo al ritmo machacón en cuanto estaban controlados. Los esKapados cayeron poco a poco, siéndoles imposible mantener tanto tiempo el ritmo que imprimía el grupo. Apretón final en la bajada hacia el Arenal, que me perdí cortado por un conductor que desconoce las normas de tráfico y cortó el grupo al no pararse en la rotonda dejando pasar a todo el grupo.

Más de 34 de promedio en la vuelta, que sumados a los más de 32 en la ida hacen un promedio considerable para nuestro querido grupo B, al que todos estamos muy orgullosos de pertenecer. Gracias a los del grupo A que nos permitieron hacer con ellos la vuelta resguardándonos del viento.

Au i dò, el próximo sábado massssss. Gassssssssss
.
.

 

Sobre el Autor

Miguel Blando