«

»

Sábado 31 de marzo de 2.012. Grupo B

“Yo no sé pronunciar un discurso

ni tampoco ser persona formal.

Yo acostumbro a estar en la carretera

casi al margen de la justicia estatal.”

Los que son de mi quinta, sabrán que este párrafo es de un tema de los Barones, “Volumen Brutal” (1.982). Hace ya 30 años, los mismos del primer maillot de Ciclos Blando y de las primeras pedaladas de los PalanKas.

Me ha venido a la mente después del descenso de Lluc a “volumen brutal” que nos ha disparado la adrenalina de tal modo como para atrevernos a pasar el límite de lo que deberíamos considerar razonable.

Comencemos por el principio:

Sábado fabuloso y van ya 4 desde los odiosos y nefastos del invierno pasado. Unos 30 PalanKas entre los que hemos salido del Bar Central y los que se han incorporado por el camino. Precisamente una de estas incorporaciones, ha sido la de un ilustre veterano del ciclismo Mallorquín, con varios campeonatos de España entre otros méritos: Joan Gelabert.

Miedo, mucho miedo. Solo el mega-kilométrico de Pedro Santandreu y Joan “Es Moro” se han atrevido a secundar a Pepe Caledonia y ponerse delante en los primeros kilómetros. AtaKe en toda regla de Cancellara, al que nadie, absolutamente nadie se ha atrevido a contestar, vamos, ni siquiera intentarlo. Algún que otro tironcillo sin importancia y visto lo visto los Oliver`s Boys se han colocado delante, con su líder al frente llevándonos hasta pié de puerto a una marcha muy suave, demasiado suave.

Comienza el puerto: 17-18 Km./hora en los primeros compases, con un grupo muy compacto, del que poco a poco han ido cayendo unidades a medida que superaban las curvas. Se ha mantenido este ritmo hasta los llanos de mitad de subida, donde lógicamente se ha aumentado la velocidad. Una vez reemprendida la subida dura, corte provocado por Juan Oliver que ha partido el grupo en dos, con los Pujol’s Boy, Pantani y Miguel Mata ligeramente destacados. Del grupo perseguidor, Pepe Caledonia se ha destacado con un buen AtaKe, para dejar este año claro, quien ha sido el primero en coronar es Coll de Sa Batalla en su pugna particular con Juan Oliver. Este año no ha sido necesaria la foto finis.

Premio para todos con el excelente Berenar de Can Gallet, del que queda la siguiente foto de 5 de los PalanKas asistentes junto al exquisito menú.

Salida más o menos conjunta, y comienza un descenso in crescendo. Un guiri con uniforme de “Polar”, se ha mezclado con nosotros bajando de una manera fácil y contundente, cada vez a más, pero sin despeinarse, tan tranquilo. Detrás del guiri, los más quemados íbamos superando los PalanKas que se habían adelantado. Difícil de seguir, a la mínima que te despistabas, perdías metros que después resultaban muy complicados de recuperar. Viendo que el guiri continuaba con su solo de descenso, he gritado “Vais a consentir que un guiri haga esto”. El grito ha provocado un cruce de cables en el Ferrari de Biel, que supongo pensaba como yo y poniéndose al frente ha aumentado la velocidad de bajada de tal modo, que si no querías perder metros, en las rectas debías poner el motor a tope. Podéis ver en la telemetría como he superado las 180 pulsaciones en este vertiginoso descenso.

Una vez reagrupado el pequeño grupo que se la ha jugado en la bajada, hemos seguido otra vez al guiri, que se ha puesto delante dirección Inca, provocando una persecución vertiginosa de los rezagados en la bajada hasta Inca donde el tráfico ha reagrupado al grupo.

Vientecillo de cara, que realmente agradecíamos los que no tirábamos, pues hacia que la velocidad fuera aceptable aguantando casi todos, pese los continuos AtaKes de Cancellara, Pedro Santandreu, Pepe Caledonia y como no el Señor del Viento “Goyo” que se ha dado un festín de tragar viento. Eolo se ha  encargado de parar a los AtaKantes , reintegrándolos rápidamente al grupo.

Au i dò. El sábado más.

Pincha Aquí para ver la telemetría.

En la parte superior derecha de la pantalla de telemetría, si pinchais en :

Ver en Sistema métrico pasa todo a las unidades de medida más familiares para nosotros.

Sobre el Autor

Miguel Blando